Spread the love

Hoy hablaremos de ciertos consejos que nos ha dado Jack MA

Haber crecido en entornos de escasez y desafíos permanentes, lleva a acostumbrarse a pensar de una manera contraria a la abundancia que está disponible en el mundo. Desde esa perspectiva, todo parece imposible y destinado para otros. Sin embargo, cambiando las creencias, es posible transformar la mentalidad de pobre.

Jack Ma, el multimillonario dueño del emporio Alibabá.com, el mayor comercializador de productos de oriente, tuvo una vida familiar de gran restricción en todos los aspectos. Si a eso le sumamos más de 15 fracasos seriales, incluyendo ser expulsado y no ser aceptado en prácticamente cuanto lugar se presentaba para estudiar o trabajar, es un caso digno de tomar en cuenta, por la potencia de su desarrollo empresarial, cambiando los paradigmas limitantes.

Hace tiempo compartió en una entrevista lo que él define que es la mayor esclavitud que sufren las mentes pobres. Textualmente, Jack Ma afirma: “Es imposible complacer a las mentes pobres”

Y explica:

“Dales algo gratis, y piensan que es una trampa.

Diles que es una pequeña inversión, van a decir que no ganarán mucho.

Invítalos a invertir en su mente, te responden que lo harán cuando tengan dinero.

Invítalas a invertir en grande, dirán que no tienen dinero.

Invítalos a probar cosas nuevas, te dirán que no saben cómo hacerlo.

Invítalos a un negocio tradicional, dirán que es difícil de hacer.

Diles que es un nuevo modelo de negocio, van a decir que es una estafa.

Diles que inicien un nuevo negocio, van a decir que no tienen experiencia.

Las mentes pobres tienen algunas cosas en común: Ellos aman preguntar o “investigar” en Google, escuchar a los amigos que están tan desesperados como ellos, piensan más que un profesor universitario y se mueven menos que un ciego guiando a otro ciego.

Sólo hay que preguntarles, ¿Qué quieren hacer? No van a ser capaces de responder

Mi conclusión: En lugar de esperar a que las cosas cambien, ¿por qué no actúas y haces que las cosas cambien?; en lugar de sólo pensar en ello, ¿por qué no hacer algo al respecto? Los pobres fallan debido a un comportamiento común: Su vida entera se trata de esperar y esperar.”

¿Sientes celos de ver cómo algunas personas saben cómo acumular tanto dinero en sus cuentas bancarias a tal punto de poder hacer lo que quieran?

Compran lo mejor, van a los mejores lugares, van de vacaciones a sitios que crees nunca poder visitar; ¡y hasta tienen dinero para donar!

Si vas a sentir envidia de ellos, es bueno que la sientas, pero no por su dinero. Envidia su disciplina, su motivación, su constancia, su esfuerzo y determinación para lograr lo que se propusieron.

La envidia es mejor despertarla que sentirla, así que en vez de perder tu tiempo pensando por qué ellos sí tienen y tú no; empieza a trabajar para que otros sientan envidia de ti.

Lo primero que debes hacer, es trabajar en tu mentalidad y aprender cómo pensar como rico.

Los ricos no construyen sus fortunas por accidente. Conseguirla requiere visión y mucha voluntad; ya que los sacrificios que debes hacer, son aquellos que la mayoría no está dispuesta a afrontar.

Deberás sacrificar parte de tú presente por un mejor futuro, y dedicarte 100% a adquirir los hábitos que necesitas para lograrlo.

Cómo pensar como rico:

1. Deja de pensar como pobre.

Sé que parece tonto y bastante lógico, pero déjame elaborar la idea.

Una de las mejores frases de Albert Einstein, es la siguiente:

EL MUNDO QUE HEMOS CREADO ES PRODUCTO DE NUESTROS PENSAMIENTOS Y NO PUEDE SER CAMBIADO SI NO CAMBIAMOS NUESTRA MANERA DE PENSAR.

Nuestros pensamientos son tan poderosos que pueden transformar el futuro. Únicamente pequeños cambios en nuestra manera de pensar, o incorporar buenos hábitos; pueden darle un giro de 180 grados a tu vida.

Para empezar, elimina los siguientes pensamientos:

  • Pensar que todo está en tu contra.
  • Que no tienes oportunidades,
  • Pensar que debes esperar a tener un mejor trabajo.
  • Que no tienes dinero ni recursos.
  • Pensar que necesitas de alguien que te ayude.

El problema con estos pensamientos es que el mundo nunca estará a tu favor. Si sigues culpando de tus desgracias a todos menos a ti, automáticamente pierdes el control de revertir la situación.

Los ricos buscan, investigan, se equivocan, aprenden, inventan y se arriesgan. Todo lo hacen con una intensión y con un objetivo, siempre convencidos que lo pueden lograr. Y si fallan, encuentran el error y lo corrigen.

¿Estas listo para aplicarlo?

Tu amiga y mentora

Elizabeth Gamero

También te puede gustar:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *