Spread the love

Creer en ti
Cuando ya no queda nada
Cuando un rincón de tu alma está llorando de dolor
Creer en ti, cuando has perdido el camino
Y solo ves tu destino a lo lejos para ti
Creer en ti, es más que suficiente cuando tu vida
Y tu mente están anclada en el temor

Creer En Ti- Isabelle Valdez Feat. Samuel Hernández 

Es interesante mientras intentaba pensar en qué tema podria hacer para este post escuché esta canción y me hizo entender todo lo que pasamos cuando nosotros no creemos en nosotros mismos.

Es como la construcción de una casa si los cimientos no están bien construidos, al cabo de un tiempo no tan largo todo lo de encima se desmoronará.

Por eso, si te das cuenta siempre escucharás que antes de emprender debes de aumentar la fe que tienes en ti. De no hacerlo, ante el primer obstáculo no importará todo lo que haz avanzado lo dejarás ahi.

Sí, es cierto. No nos enseñan a creer en nosotros mismos y parece que somos lo último en lo que pensar, cuando en realidad somos el motor de todo.

Gracias a que nuestros sueños se cumplen, se acabas cumpliendo también los sueños de otras muchas personas.

Si Steve Jobs o a Bill Gates no hubieran creído en sus sueños, seguramente hoy no podría creer yo en el mío y escribir este artículo desde mi portátil…

Imagínate la repercusión que tiene en el mundo creer en ti y en tus sueños. Nunca sabes a cuantas personas puede repercutir lo que hagas.

Creer en uno mismo es algo complicado, no porque en sí lo sea, si no porque no nos enseñan a hacerlo.

Acabamos viviendo como máquinas productoras de sueños de otros, adormecidos, frustrados y resignados. Al final acabamos pensando que no somos tan importantes como para tener y cumplir nuestros sueños.

Déjame decirte algo, SÍ eres importante y SÍ el mundo te necesita.

Necesita tu aportación para seguir sumando y para avanzar.

Nos movemos hacia este camino que ya hace algunos años que hemos empezado, de reencuentro humano y de reconexión interna que tanta falta nos hace.

Llevamos demasiado tiempo dejando las necesidades emocionales y espirituales a un lado y es hora de cambiar eso.

Si tú empiezas a creer en ti, a conectar con quien de verdad eres y a ofrecer al mundo tu potencial, seguramente esa aportación hará que otras personas se contagien y sigan tu camino.

Esto al final tiene que ser una rueda imparable que nos cambie a todos y que humanice la sociedad.

¿Te amas o aún estas en ello?

Otro aspecto que se nos resiste es el auto amor. Esperamos que todo el que nos rodea nos quiera de manera incondicional sin juzgarnos, y somos los primeros que no nos queremos ni nos aceptamos sin más.

Así es complicado creer en uno mismo. Primero hay que empezar a quererse, pero quererse de verdad no de “boquilla”.

Quererse de verdad implica respetarse, aceptarse, darse cariño y apoyo, amor incondicional y creer de verdad en que nos merecemos todo aquello que tenemos y queremos.

Muchas veces nos tratamos muy mal, no nos damos apoyo, somos muy exigentes con nosotros mismos, no nos valoramos, no creemos que seamos capaces de conseguir nuestros sueños y no nos permitimos brillar.

Por no hablar del dialogo interno castigador que tenemos que es nefasto para la autoestima y para sentir ese auto amor de verdad.

El día que yo empecé a quererme de verdad, me puse delante del espejo y me dije que nunca más me volvería a dejar tirada, que a partir de ese día me iba a querer y a aceptarme sin condiciones y sin comparaciones.

Y ese compromiso fue el pacto conmigo misma que me ayudo a amarme.

La confianza en ti y en tu entorno

¿Piensas que todo lo que te pasa es una mierda y que tú no tienes nada que ver con ello?

Si crees que la vida es injusta contigo y que no puedes confiar en nada ni en nadie porque todo sale mal, deja que te diga una cosa que ya te habrán han dicho, pero yo te doy mi versión.

Todo, absolutamente todo lo que te pasa es por algo, sólo que muchas veces nos fastidia tanto verlo y asumir la responsabilidad, que preferimos elegir la respuesta de víctima para eludir el compromiso con nosotros mismos.

El entorno es parte de tu interior.

¿Sabes qué? Cuanto menos caso le hagas a la situación, más va a venir a verte, ya que en realidad es una proyección inconsciente tuya para que veas lo que está dentro de ti, ya que no hay otra manera de mirarlo más que proyectándolo.

Por ejemplo, si no soportas a la gente que no se compromete, revisa si tu tampoco te comprometes, ya que sucede la mayoría de veces y te lo digo por propia experiencia.

Lo que te molesta de los demás, es lo que está dentro de ti y no estás aceptando.

El inconsciente, es su afán de ahorrar energía, busca situaciones similares a los patrones que guarda y eso es precisamente lo que tú vives, justo lo que ya está dentro de ti y reconoces, pero no aceptas.

Cómo “eso” está dentro de ti y te mueves desde esos patrones de conducta automáticos, te acercas a ese tipo de personas de manera inconsciente, ya que son iguales que tú en algunos aspectos.

Así que si quieres superarlo, no te va a quedar otra que mirar la situación de frente y encontrar el aprendizaje para ti sin recurrir a la queja, que en realidad no te ayuda.

Así que confía en tu entorno y en lo que pasa, porque es justo lo que necesitas para aprender.

Si te permites ese aprendizaje, te vas a dar cuenta de que es mucho más grande de lo que piensas.

Sobretodo si confías en ti para descubrir ese aprendizaje, vas a ver que la consciencia que tienes de ti mismo es más elevada de lo que ahora mismo crees.

Tus obstáculos: las creencias que te limitan

En la vida a veces te planteas hacer cosas nuevas y te encuentras de frente con obstáculos firmes que no habías visto antes, ¿no?

Es entonces cuando pensamos: ¿Y esto qué hace aquí, de dónde sale?

La realidad es que sale de ti y es más o menos una decisión tuya el hecho de que esté ahí.

Toma conciencia de tus creencias limitantes

Estamos llenos de creencias limitantes que no nos ayudan a conseguir lo que queremos. Más bien al contrario, te bloquean y te hacen sentir inútil para crear tu propio camino.

Muchas veces, somos conscientes de que esas creencias no son nuestras y que tienen que ver con lo que hemos vivido y nos han inculcado de pequeños y durante la adolescencia, pero no sabemos muy bien cómo librarnos de ellas.

Por ejemplo si a ti de pequeño te decían que eras vago, quizá aún sigues pensando que lo eres, aunque seguramente no lo seas, o lo eras en otra época.

Esa creencia “soy vago” no te va ayudar si te propones hacer algo en lo que necesites ser proactivo. Te limita.

Por eso es mejor que revises todas las creencias que tienes e identifiques si son o no limitadoras en este momento para ti.

Pues bien ha llegado el momento de romper con ese vínculo limitante y volar por tu cuenta.

Cada vez que dices “creo que…..”, ojo! Ahí hay una creencia y quizás puede ser limitante.

La palabra “creo”, es la señal, fíjate bien en ella.

Preguntas para desmontar creencias

Te dejo algunas preguntas que te puedes hacer cuando detectes una creencia limitante para desbloquearla:

  • ¿Esa creencia la has elegido tú?
  • ¿De dónde viene?
  • ¿Cómo te limita?
  • ¿Para qué te servía esta creencia?
  • ¿Cómo te sientes con ella?
  • ¿Por qué creencia empoderadora podrías cambiarla?

Con estas preguntas puedes darle la vuelta a esa creencia que te está frenando y empoderarte.

Rescatando el ejemplo de antes de creencia limitante: “Yo soy vago”, te pongo un ejemplo del proceso:

  • ¿Esa creencia la has elegido tú? “Yo soy vago”
  • ¿De dónde viene? De cuando era pequeño, me lo decían mis padres
  • ¿Cómo te limita?, Quiero hacer amigos o montar mi negocio y no creo que tenga fuerza de voluntad
  • ¿Para qué te servía esta creencia? Me servía para librarme de hacer los deberes y justificarme por no haberlos hecho.
  • ¿Cómo te sientes con ella? Me siento sin energía
  • ¿Por qué creencia empoderadora podrías cambiarla? Soy proactivo y me comprometo conmigo para conseguir lo que quiero.

Hábitos que te ayudan

Parece mentira pero los automatismos en forma de hábitos te pueden ayudar mucho a creer en ti mismo.

Todo lo que haces de manera automática y que sirve para cuidarte, es una manera muy sutil de decirte que te quieres.

Aunque te parece que no es importante, lo es y mucho. Algunos hábitos importantes en tu día a día son estos:

  • Buena alimentación. Cuida lo que comes, protege tu envase que sólo tienes uno y tiene que durarte toda la vida. Dieta variada y equilibrada.
  • Algo de deporte. Este hábito aparte de ser bueno para mantenerte en forma, te ayuda a desconectar de tu mente, a traerte al presente y a conectar con tu cuerpo físico.
  • Un entorno social, familiar y laboral saludable. Nada de relaciones tóxicas. Evita al máximo les personas que aún están adormecidas, que no quieren avanzar y que proyectan en los demás sus limitaciones. Créeme que lo único que hacen es quitarte energía, ya que ellos/ellas no la tienen y no saben cómo conseguirla por sí mismos.
  • Escucha a tus emociones. Este punto es importantísimo. NUNCA, si has leído bien NUNCA bloquees tus emociones, ya que son una señal para que veas algo en ti. Así que hazles caso y permítete sentir lo que te traiga tu cuerpo, es pura información biológica para ti escucharla y hacerle caso. Para saber más sobre emociones, puedes descargarte mi eBook “Lleva las riendas de tus emociones”, ahí te lo explico todo.

Pasar a la acción: ¿Qué hacer?

Ya casi hemos acabado, ahora tienes un montón de información que seguramente ya habrás ido leyendo en diferentes sitios.

Seguro que tienes muchas ideas en la cabeza y no sabes ni por dónde empezar.

Sabes que tienes que hacerlo, pero quizás tienes miedo, pereza, inseguridad…

No te preocupes, esnormal sentirse un poco abrumado al principio y no saber por dónde empezar.

Seguro que de toda esa información que tienes y que has ido recopilando, hay algo en concreto que te llama más la atención que el resto de cosas, algo que te conecta de verdad y que es un disparador para ti.

Mi consejo es que empieces por eso.

Si tienes un aviso es por algo, nuestro cuerpo es muy sabio y sabe lo que tiene que hacer antes de que tengamos consciencia de ello.

Así que si sientes que tu talón de Aquiles son las emociones, mirarte más adentro, tus creencias limitantes, o lo que sea que se haya disparado en tu interior, ponte a ello ya mismo.

¿Has empezado ya a creer en ti? ¿Qué pasos estás dando? Nos encantaría saber cómo te va, cuéntanos tu experiencia en los comentarios.

También te puede gustar:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *